7 de enero de 2009

1 comentario:

  1. mi Dios...nunca tan cerca y tan lejos...por eso, aunque seas (o te sientas) un campeón, siempre ten las dos manos al volante.

    ResponderEliminar